martes, 11 de agosto de 2009

MEMORIA poética y fotográfica del PATRIMONIO que se pierde


                Fotografía en Palabras  
       La Liebig de Martí
El libro que acaba de publicar la arquitecta Adriana Ortea, residente de Liebig desde la década de los noventa, recoge antiguas fotografías de un pequeño villorio industrial tomadas por don Francisco Martí, padre del poeta Jorge Enrique Martí.          

por Andrew Graham-Yooll / periodista
         
          El montaje de imágenes antiguas y poesías es una  interpretación fotográfica de las palabras del poeta Martí y las voces de la gente de su pueblo”.  
         El libro rescata no sólo la obra del poeta, sino también la cultura del trabajador de la carne en el pueblo fundado por La Compañía, hoy en vías de ser perdido por intereses de corto plazo, como un buen ejemplo de patrimonio histórico en un pueblo industrial, como los pueblos azucareros, del tanino o los salitreros. El argumento de la autora es que en la Argentina estamos dejando borrar los rastros de la cultura del trabajo para llenar las naves industriales con espacios para el ocio.
           Es como decir, ¡Viva el ocio, trabajar, ¿qué es eso?!